Elección del tatuaje

Es importante elegir un dibujo original y exclusivo. Tú lo agradecerás porqué formará parte de tu identidad y también el tatuador pues valoran más un trabajo creativo, el hacer una obra única.

Si tienes una idea clara del tatuaje que quieres tener, también ten en cuenta algunos aspectos técnicos como los siguientes:

- Tatuajes pequeños no permiten que el tatuador tenga espacio suficiente para difuminados o sombreados.

- No pueden hacerse dibujos complicados en superficies pequeñas: la piel puede sufrir modificaciones o estropearse con el paso del tiempo. Así, 2 líneas muy juntas pueden llegar a juntarse o plegarse.

- Recomendable: cuanto más pequeño sea el tattoo, más sencillo o simple debería ser el dibujo.

- En cuanto al color, una piel blanca ofrecerá mayores opciones cromáticas. Un tatuaje brilla menos en pieles oscuras y resulta menos definido.

- Un tatuaje es una obra artística en la piel por lo que NUNCA el resultado será igual al que veas en un lienzo, fotografía, etc.: observa las imágenes del márgen derecho. En éstas podéis comprobar que una imagen dibujada en un papel y la misma imagen tatuada NUNCA PODRÁN SER IDÉNTICAS AL 100%.

Déjate aconsejar por el artista. Él tendrá mucha experiencia tanto a nivel técnico como estético. Además, dispone de una gran muestra de dibujos a partir de los cuales se pueden originar nuevas ideas.

Un tatuaje es, en principio, un dibujo para toda la vida. Una obra que nadie podrá tener al 100% igual que tú. Esto es una idea que no debe perderse de vista y, por lo tanto, vale la pena asesorarse en cuanto a la elección del estudio, forma, tamaño, estilo, lugar del tatuaje, etc.

Sé qué dibujo quiero pero no sé donde tatuármelo…

A pesar de los motivos que le llevan a uno a tatuarse, éste debe ser estético, debe resaltar el cuerpo. Por eso, es igual de importante el dibujo en si como aquella parte donde va a ser colocado.

El cuerpo sufre modificaciones: envejecimiento, engorde, adelgazamiento, pérdida o aumento de masa muscular… Con lo cual, es preferible evitar zonas de riesgo que puedan deformar el dibujo: glúteos, pechos, caderas…

En caso que uno se quiera tatuar dichas zonas de riesgo, sería aconsejable olvidar dibujos descriptivos o simétricos: caras de personas o animales, figuras arquitectónicas, etc. Todo lo contrario de figuras como dragones o formas tribales que se adaptan muy bien a las grandes variaciones corporales.

5
Puntuación: 5 (1 voto)
Tu puntuación: Ninguno

Comentarios

Enviar comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><img><p><br><table><td><tr><object><embed><span>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato